Muchas han sido las mujeres que a lo largo de la historia han puesto su granito de arena en este apasionante mundo de las artes escénicas, dejando un gran legado tras de ellas. Aunque la historia no las reconozca como se merecen, hay un gran listado de mujeres dramaturgas a lo largo de la historia.

Con motivo de la celebración del día de la mujer vamos a dar un repaso a algunos de esos nombres que a veces, quedaron en el olvido, y que intentaron destacar en un mundo que, hasta hace muy pocos años, estaba reservado única y exclusivamente a los hombres.

A continuación encontrarás las historias de tres mujeres dramaturgas de habla hispana y otra de habla inglesa que siempre debe estar presente al hablar de este tema.

Sor Juana Inés de la Cruz

Sor Juana Inés de la Cruz perteneciente al Siglo de Oro, esta religiosa nacida en México, supo cultivar con maestría la prosa, el auto sacramental y por supuesto el teatro. Desde pequeña mostró su gusto por la literatura y el saber, insistiendo a su familia para que la enviasen a la Universidad (en ese momento vetada a las mujeres). Nunca quiso contraer matrimonio, de modo que ingresó en una orden religiosa.

Desde ella pudo continuar con su formación y sus ansias por cambiar el mundo femenino del momento, instando a las más altas esferas a que luchasen por la educación de la mujer al igual que por la de los hombres.

Sor Juana Inés de la Cruz - Scena Málaga

Como muestra de la poesía feminista que escribió, dejamos aquí un extracto de su poema “Hombres necios”:

“Hombres necios que acusáis
a la mujer sin razón
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis:
si con ansia sin igual
solicitáis su desdén
¿por qué queréis que obren bien
si las incitáis al mal?”

Ana Caro de Mallén

Poeta y dramaturga andaluza, perteneciente al Siglo de Oro español. Se codeó con grandes artistas de su época, llegando a obtener el favor del Conde Duque de Olivares. Temas recurrentes en sus obras son el honor, la castidad, el matrimonio o la amistad femeninas, algunos autores ha visto en ella un incipiente feminismo.

No se conservan gran cantidad de escritos (murió en una epidemia de peste, y estos pudieron ser quemados a su muerte) pero sí sabemos que su labor fue recompensada en vida, llegando a cobrar por sus encargos literarios, cosa casi impensable para una mujer en el siglo XVII.

Mujeres dramaturgas - Scena Málaga

María Rosa de Gálvez

Especial relevancia tiene la escritora malagueña Maria Rosa de Gálvez, poetisa y dramaturga ilustrada del siglo XVIII. Mujer de fuerte carácter y azarosa vida, fue muy criticada por sus contemporáneos por ser madre fuera del matrimonio y separarse de su posterior marido.

Pese a ello, se convierte en una dramaturga afamada, llegando a escribir 17 obras teatrales, muchas de las cuales son representadas en los mejores teatros de Madrid con éxito. En sus escritos podemos ver un inicio de los principios románticos, con temas como la lucha constante por la libertad, incidiendo además en la igualdad entre mujeres y hombres y presentando nuevos temas, como la separación conyugal o la búsqueda del amor frente a la elección de la familia en el matrimonio.

Una de sus obras más conocidas es “La familia a la moda”.

Agatha Christie

En cuanto a dramaturgas en lengua inglesa, encontramos a una de las mejores escritoras de todos los tiempos: Agatha Mary Clarissa Miller, o lo que es lo mismo Agatha Christie.

Sus comienzos en la escritura no fueron fáciles, pero pese a ello, llegó a escribir 66 novelas, poesía romántica, literatura infantil y hasta dos autobiografías.

Agatha Christie - Scena Málaga

Aunque ha llegado hasta nosotros como una de las mejores creadoras en el género de la novela de misterio, también supo hacerse un hueco en la escritura teatral, elaborando obras tan conocidas como “Testigo de cargo”, “La ratonera” o “Diez negritos”.

¿Conocías a estas cuatro mujeres dramaturgas? Todas ellas supieron abrirse paso ante las dificultades de escribir y dedicarse a un oficio, hasta hace muy pocos años netamente masculino.