Entre los siglos XVI y XVII las políticas europeas refuerzan la autoridad de las monarquias centralizadoras. La desigualdad social entre las clases poderosas y el pueblo, acentuó el malestar social, que se manifestó en la pobreza del campo y en la masificación de las ciudades.

Estos cambios provocaron una necesidad de evasión que encontró en el Teatro su manifestación más popular.

El teatro vive un momento de máximo esplendor con autores como Moliére, Lope, Calderón, o el propio Shakespeare, del que hablaremos más adelante.

Un teatro del pueblo en Europa

Los dramaturgos de España, Francia e Inglaterra desarrollaron un tipo de teatro que reflejaba las situaciones sociopolíticas de sus respectivos países. A pesar de todo, los tres compartieron una serie de características:

  • Alternancia de verso y prosa.
  • Incorporación de canciones y romances.
  • Desarrollo del monólogo como técnica de introspección del personaje y un marcado gusto por los juegos del lenguaje.

El teatro en Inglaterra, el teatro isabelino

A mitad del reinado de Isabel I tiene lugar en Inglaterra la mayor eclosión de dramaturgos de calidad que haya conocido este país en su historia. Se les conoce con el nombre de isabelinos por haber producido la mayor parte de sus obras en este período.

El teatro isabelino - Scena Málaga

Los más reconocidos serán Thomas Kid, Ben Jonson y Christopher Marlowe, pero sin duda el máximo exponente del teatro isabelino es Williams Shakespeare, que reinterpretó los temas literarios clásicos en obras totalmente personales.

La obra de William Shakespeare

Shakespeare supo unir el teatro culto y el popular en sus obras, a la vez que desarrollaba toda una psicología de personajes basados en las pasiones humanas. Entre sus numerosos escritos se encuentran:

  • Dramas históricos (“Ricardo III”, “Julio César”…).
  • Tragedias (“Macbeth”, “El rey Lear”…).
  • Comedias (“Sueño de una noche de verano”…).

Personajes de las obras de William Shakespeare

Los personajes de Shakespeare, a diferencia de los arquetipos de la Comedia del Arte, se caracterizan por lo que dicen. A menudo responden a una de las grandes pasiones humanas, como son la duda en “Hamlet”, los celos en “Otelo” o la pasión amorosa en “Romeo y Julieta”.

Personajes de las obras de William Shakespeare - Scena Málaga

Shakespeare en el cine

Las obras de Shakespeare han sido una fuente continua de historias para el cine. Aparte de las versiones clásicas de Lawrence Olivier y Orson Welles y de las adaptaciones a otras culturas como “Ran” (1985) adaptación de “El rey Lear” al mundo de los samurais por Akira Kurosawa, o “West Side Story”, versión neoyorquina de “Romeo y Julieta”.

Shakespeare continúa presente en el cine actual, como lo demuestran las adaptaciones cinematográficas de Kenneth Branagh o Steven Spielberg, incluso Disney tomó como base a “Hamlet” para construir la temática de “El rey león”.

William Shakespeare, un genio único

En conclusión, Shakespeare nos deja en sus obras una mezcla nunca antes conocida: hereda del teatro inglés el genio irónico y burlón, que no podrá dominar ni siquiera en sus tragedias; a la inversa, la tensión dramática y la reflexión profunda sobre el hombre y su existencia, estarán presente en sus comedias. Una de esas reflexiones nos la acerca el personaje de Jacques en “Como gustéis”:

Todo el mundo es teatro. Y en él son histriones todos los hombres y todas las mujeres, sus entradas y salidas tienen lugar en escena, cada cual interpretando distintos papeles en la vida, que es un drama en siete actos (…)”