El teatro ha estado presente en la civilización desde sus comienzos como sociedad con necesidad de entretenimiento. Sabemos con certeza que en la Antigua Roma o en Grecia ya se realizaban grandes representaciones teatrales, incluso existen registros de realizaciones de espectáculos con sonidos y mímica en Mesopotamia.

Coliseo de Roma

A lo largo de su dilatada historia, el teatro ha sido utilizado como medio divulgador de noticias, acontecimientos o ideas filosóficas. Con este artículo, vamos a mostrarte el desarrollo del teatro a lo largo de algunas de las diferentes etapas históricas por las que ha pasado.

Origen del teatro: ceremonias religiosas y rituales

Los orígenes del teatro, según apuntan expertos e historiadores, se remontan a primitivas ceremonias religiosas y rituales relacionados con la caza o el tiempo, a modo de súplicas para que lloviera en la estación seca. Estas ceremonias y rituales, habitualmente, se acompañaban de música y bailes, por lo que, en cierto modo, se trataba de las bases sobre las que siglos después se asentará el teatro tal y como lo conocemos en la actualidad.

¿Dónde tuvo su origen el teatro?

Estos rituales tenían lugar en zonas de Mesopotamia y África, aunque poco a poco comenzó a surgir una nueva tendencia en este tipo de sociedades. Se apoyaban en la interpretación gestual y la imitación de sonidos para narrar sus hazañas en la caza y transmitir el mensaje entre sus comunidades.

¿Cómo eran las primeras representaciones de teatro?

Estas primeras representaciones teatrales se realizaban en torno a un fuego central sobre el que el cazador (el narrador de la escena), interpretaba cómo había cazado al animal y los hechos destacables que había tenido que superar para conseguirlo. Todo ello, con el paso del tiempo se fue acompañando de sonidos de tambores, cantos y mejoras en la interpretación por parte de este “primitivo narrador”.

Teatro en Mesopotamia

Si bien no se puede considerar a estas representaciones como teatro, sí que es el origen del género teatral y del arte de la interpretación.

Origen del teatro griego

Entonces, ¿dónde nació el teatro? Como lo concebimos hoy día, el teatro nació entre los siglos V y VI a.C. en la Antigua Grecia, concretamente en su capital, Atenas.

Llegó a tener tanto éxito que en cada ciudad que se fundaba se creaba un edificio dedicado al teatro.

La capital helena ha sido la cuna de la sociedad moderna desde sus comienzos y, como no puede ser de otra manera, fue el punto de partida en cuanto al nacimiento y desarrollo del teatro. Los comienzos del teatro en Grecia son muy similares a las ceremonias y rituales que se interpretaban en Mesopotamia, pero esta vez sí que derivó en el teatro como medio transmisor de ideas y de entretenimiento.

Historia del teatro griego: comedia y tragedia

El teatro en la Antigua Grecia comenzó con ritos y ceremonias dedicadas al dios Dionisio, en las que se narraban hechos de la vida de los dioses griegos mediante cantos y danzas.

Las primeras representaciones que se pueden categorizar como “teatrales” en la Antigua Grecia se realizaban en plazas. Constaban de un único actor al que lo acompañaba un coro.

Fruto de realizar estas interpretaciones durante siglos, el teatro griego se perfeccionó, llegando a la creación de dos de los principales géneros teatrales durante el siglo V a.C.: la comedia y la tragedia griega, teniendo como referentes a Sófocles, Esquilo y Eurípides, los cuales fueron los primeros autores en incluir más de un actor en la obra.

Historia del teatro griego

Este motivo fue el detonante a que se comenzaran a construir edificios más grandes para la representación de las obras, ya que se incluyeron más actores y se necesitaba más espacio para que se desarrollaran las obras con mayor espectacularidad. Uno de los teatros griegos con mayor capacidad y que ha llegado a nuestra época es el teatro de Epidauro, del siglo V a.C., que contaba con capacidad para 12.000 espectadores.

Los actores del teatro griego eran todos hombres, que caracterizaban a los personajes que interpretaban con diferentes ropas, unos zapatos con alzas llamados “coturnos” y máscaras que ayudaban a la proyección de la voz.

Historia del teatro romano

El teatro romano surgió a raíz del griego, llegando a sus ciudades a partir del siglo III a.C. Al igual que los comienzos en Grecia, el teatro romano comenzó con una importante vinculación a la religión, aunque no duró demasiado tiempo.

Debido a la cantidad de festividades y celebraciones de la sociedad romana, no pasó mucho tiempo hasta que el teatro se concibió como un medio para entretener al pueblo y alejarlo de los quehaceres de la vida cotidiana en la antigua Roma.

Teatro Romano de Málaga

El género teatral más demandado por los romanos era la comedia, siendo los principales autores Plauto y Terencio.

En Málaga contamos con los restos de un antiguo teatro romano, el cual se encuentra en la ladera inferior de la alcazaba, siendo uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de la ciudad.

Teatro Romano de Málaga

El teatro romano gozó de gran popularidad entre sus asistentes gracias a que eran obras muy dinámicas, que contaba con muchos fragmentos que se cantaban, asemejándose de alguna forma a lo que sería hoy día el Teatro Musical.

Teatro Romano de Mérida

Uno de los mejores teatros romanos, en los que se siguen realizando interpretaciones teatrales, es el Teatro Romano de Mérida. Este teatro es uno de los mejor conservados de todo el mundo, lo cual lo convierte en una visita obligada para cualquier amante o aficionado a las artes escénicas.

Teatro Romano de Mérida

Con la decadencia y posterior caída del Imperio Romano, el teatro sufrió una profunda recesión que no se recuperó hasta el siglo X d.C.

Historia del teatro en España

El teatro en España llega a través del Imperio Romano. En sus comienzos, al igual que todos los países europeos a los que llegó, tiene una fuerte vinculación religiosa y se utiliza como medio divulgador de la palabra de dios para captar a los fieles.

Las primeras representaciones de esta época, tuvieron lugar en las iglesias y, poco a poco, se perfeccionaron y completaron hasta llegar a ser verdaderas obras teatrales con escenografías complejas.

Debido al crecimiento del teatro como espectáculo, se vieron forzados a abandonar las iglesias y realizar las interpretaciones en lugares públicos y con más espacio, como fueron pórticos, plazas y calles.

Historia del teatro español del Siglo de Oro

El teatro en España tiene una época dorada y sinigual, se trata del Siglo de Oro.

El Siglo XVII fue uno de los periodos más fértiles y prolíficos del teatro universal, ya que coincidieron en tiempo y lugar autores como Miguel de Cervantes, Lope de Vega, Tirso de Molina y Calderón de la Barca, entre otros.

El Quijote, parte del Siglo de Oro Español

La producción teatral del Siglo de Oro se centraba en una nueva forma de hacer teatro, alejándose de los orígenes religiosos y tratando los siguientes temas:

  • Comedias de amor siguiendo la vertiente italiana.
  • El paso, creado por Lope de Rueda. Estas obras se caracterizaban por diálogos cortos y coloquiales, casi siempre en tono de humor.
  • Teatro histórico español, iniciado por Juan de la Cueva. Trataba de narrar hechos relevantes de la historia de España a través de romances y leyendas.

Se elaboraron innumerables obras maestras del teatro que se siguen estudiando e interpretando en la actualidad. Además, en España, se crearon los corrales de comedia, que facilitaron el acceso al teatro a todos los estamentos de la sociedad española, incrementando así su popularidad y repercusión.

Historia del teatro japonés: el Nō y el Kabuki

Menos conocido en Europa, pero muy importante a nivel corporal y gestual es el Teatro Japones. Éste, a su vez, se puede dividir principalmente en dos géneros: el Nō y el teatro Kabuki.

Teatro Nō

El Nō es el teatro japonés clásico. Se caracteriza por un cuidado milimétrico y escrupuloso de la unión de música, danza y teatro. Este tipo de teatro intenta rememorar un ánimo mediante el relato de una historia o un hecho. Está estrechamente relacionado con el budismo y tuvo su época dorada durante el siglo XV.

Historia del teatro japones

Teatro Kabuki

Por otra parte, el teatro Kabuki se desarrolló en los siglos posteriores al Nō y fue mucho más popular, ya que se centraba principalmente en la danza y en la representación mediante muñecos o marionetas de tamaño casi real. El nombre de estos tipos de representaciones teatrales son “Bugaku” y “Bunraku”, respectivamente.

A modo de síntesis, el teatro japonés se caracteriza por ser un teatro muy bello, elegante y refinado, basta con ver los decorados y el maquillaje. Aunque te recomendamos que busques un poco sobre los abanicos japoneses, que son auténticas obras de arte.

Desde Scena Málaga, esperamos que este artículo te haya ayudado a conocer un poco más sobre la historia y los orígenes del teatro. Puedes comentarnos en redes sociales o a través de un email si quieres conocer más sobre la historia de otros teatros como el isabelino, el indio o el francés.