La figura del director ha venido sufriendo cambios a lo largo de los siglos, si echamos la vista atrás y pensamos en los orígenes de la Interpretación y el teatro Griego, vemos cómo al ir evolucionando el arte, la figura de la dirección escénica lo ha hecho también.

El trabajo de dirección de una obra teatral es más complejo de lo que a simple vista puede parecernos, ya que, aunque la visión y versión del espectáculo son suyas, son muchos los técnicos y tareas que dependen de él exclusivamente.

El trabajo de la dirección escénica con los actores

La dirección escénica debe trabajar con el actor a partir de una buena colaboración para el adecuado enfoque en el análisis del texto, así como la ayuda y orientación hacia la construcción del personaje.

Trabajo con los técnicos

Pero también trabajará con los técnicos: trabajos como el de escenografía, diseño de vestuario, sonido, peluquería y maquillaje, cartelería, etc. deben pasar bajo la supervisión del director y en su caso, bajo la de sus colaboradores, los denominados “ayudantes de dirección”.

Trabajo con los técnicos - Scena Málaga

Cualidades de un director de teatro

Entre las cualidades que debe tener un buen director o directora escénicos son: la capacidad organizativa, la empatía, la capacidad de síntesis y, por supuesto, la paciencia y un gran conocimiento de la interpretación (no podemos pedir a los actores que hagan algo que nosotros no somos capaz de hacer).

El deber de la dirección escénica

Como actores o actrices debemos ponernos a las órdenes de alguien que sepa lo que quiere y que tenga claro los objetivos que quiere conseguir de cara a la puesta en escena. Hoy en día es fácil ver a grupos de teatro aficionados que, iniciándose en la ardua tarea de llevar un montaje a cabo, terminan dándose por vencidos y a veces “tirando la toalla”.

El deber de la dirección escénica - Scena Málaga

Esto ocurre a menudo, no por los actores, sino por la falta de formación de los directores y directoras, que creen que con ganas y un texto se puede llegar a realizar un montaje teatral, y como hemos visto anteriormente, son muchos los parámetros que un buen director o directora debe controlar.

Libros de dirección escénica

Os dejamos aquí alguna bibliografía que os puede ayudar a ampliar conocimientos sobre el apasionante mundo de la puesta en escena y la dirección escénica:

  • “Teoría y técnica de la escritura de obras teatrales” de J.H. Lawson.
  • “Dramaturgia de Hamburgo” de G.E Lessing.
  • “Sociología del teatro” de J. Duvignaud.
  • “Fiesta, comedia y tragedia” de F.R. Adrados.
  • “Dramaturgias de la imagen” de J.A. Sánchez.

En conclusión, si complejo es subirse al escenario, aún lo es más el poner en marcha la maquinaria escénica que hace que un grupo de personas lleguen a crear ese mundo tan mágico que es el teatro.

En Scena realizamos cada año talleres intensivos sobre dirección escénica, ayudando a toda aquella persona con vocación para dirigir, a dar un último empujoncito para cumplir sus sueños.