No podemos hablar de tipologías de vestuario en el Teatro. La indumentaria va a ser más realista o más simbólica, e incluso absurda, en función de la idea de espectáculo que el director o directora quieran crear y del tipo de texto que estén trabajando.

Podemos, por ejemplo, situar “Romeo y Julieta” en Verona o en los suburbios de Nueva York, la imaginación no tiene límites.

A continuación te mostraremos cómo influye el vestuario en las obras de teatro y su evolución a lo largo de la historia.

3, 2, 1, … ¡Arriba el telón!

La importancia del vestuario en el teatro

La Construcción de un personaje se realiza desde dos puntos de vista, a nivel psicológico y a nivel físico.

En el nivel físico podemos encontrar como punto inicial, y más importante, el cuerpo del actor o la actriz, pero unido a este, van indiscutiblemente el maquillaje y vestuario.

Vestuario en el teatro

Estos dos aspectos engloban la caracterización externa del personaje y aportan información sobre el mundo interno y externo del mismo.

El concepto de vestuario en el teatro

El vestuario de los personajes deberá ir siempre en consonancia con la obra que estamos trabajando. La comedia, por ejemplo, usará tonos más cálidos que el drama o la tragedia.

Además deberá adecuarse a la época histórica en la que se está desarrollando la acción, y por supuesto a la edad, clase social, o características psicológicas de nuestro personaje.

El concepto de vestuario en el teatro

Evolución histórica del vestuario en el teatro

El vestuario teatral va unido al hecho escénico. Ya en la antigua Grecia los actores usaban unas especies de alzas, llamadas “Coturnos”. Estas alzas servían para aparentar más altura y que hacía que fuesen vistos desde cualquier punto de las gradas, aportando además el elemento de admiración y sorpresa que querían crear en el espectador.

Desde esta pequeña innovación en el teatro griego, se han producido diferentes modificaciones del vestuario de los actores a lo largo de toda la historia. Los principales cambios e innovaciones de indumentaria y caracterización teatral se produjeron en los teatros griego, romano, español e isabelino.

Evolución y tipos de vestuario en el teatro

El vestuario del teatro griego

Al igual que el teatro griego fue el punto de partida para el teatro como tal, el vestuario griego también se considera el punto de partida en cuanto a caracterización de personajes.

Las mujeres atenienses usaban el “Quitón”, largo hasta los pies, de lino plisado y muy ancho. Podían ponerse uno o dos cinturones y se ablusaban la tela sobre ellos (kolpos). Mientras que las espartanas usaban el “Peplo”, atado al hombro con hebillas.

En cuanto a la moda masculina era común el uso del “Quitón”, pero hasta las rodillas. Sobre el Quitón, o directamente sobre el cuerpo desnudo, usaban el manto o “Himatión”.

El vestuario en el teatro romano

El vestuario en el teatro romano, para los hombres, contaba con varios elementos icónicos, aunque la indumentaria principal puede reducirse a dos prendas esenciales, la túnica y la toga.

Toga romana

La túnica era de lana o lino, recta, con mangas más o menos largas, ahuecada sobre un cinturón (Cingulum).

Por otra parte, el vestido femenino fue en un inicio muy similar al griego, si bien van introduciendo otros elementos como la “Estola”, la cual consistía en un vestido con los bordes adornados en púrpura o bordados.

El vestuario en el teatro español del siglo de oro

El vestuario en el teatro español del siglo de oro es fiel reflejo de la tipología de obras que se desarrollaron en la época. En el caso de la indumentaria de los varones, constaba de ropilla, medias y calzones o “Gregüescos”.

La capa o herreruelo se usa para protegerse del frío, de la lluvia, pero también para pasar desapercibido. Los cuellos de lechuguilla son usados por hombres y mujeres. Estas, además, usan verdugados para abombar sus vestidos y altos zapatos de nombre “Chapines”.

El vestuario en el teatro isabelino

El teatro isabelino agrupa un conjunto de obras dramáticas escritas durante el reinado de Isabel I de Inlgaterra. El vestuario en el teatro isabelino tenía varias características particulares.

El corsé surgió en el teatro isabelino

En los hombres el “jubón” es ceñido y ajustado por delante, se aprieta a la cintura, prolongándose en un “faldellín”. El calzón del siglo anterior se va convirtiendo en un calzón bombacho, colocado sobre las calzas. En la moda femenina aparece el “Justillo” o corsé, sobre él se colocaban varios vestidos: la vesta y la sobrevesta.

Elaborar un montaje teatral es englobar diversos aspectos de la creación artística. Como espectadores no solo nos llamará la atención el texto de la obra en sí, sino los demás elementos relevantes de la puesta en escena, la ambientación en general: la escenografía, la iluminación, la música y el vestuario. Son elementos imprescindibles para contar nuestra historia.

Esperamos que este artículo te haya servido para ser consciente de la importancia del vestuario en el teatro. Cuéntanos en nuestras redes sociales qué tipo de vestuario teatral es el que utilizas en tus obras y por qué.