La base de la técnica vocal difiere en el teatro de una exposición o incluso de un examen de tipo oral, vamos a centrarnos aquí en la técnica para hablar en público en general, dejando un lado las artes y técnicas escénicas.

¿Cómo hablar en público?

Hablar en público no es tarea fácil, pero, como todo en esta vida, termina dominándose con un poco de práctica y otro poco de voluntad. A continuación te daremos las claves para que el público no te intimide.

¡Empecemos!

¿Cómo respirar para hablar en público?

En primer lugar debemos controlar la respiración, una tarea tan básica como oxigenarnos puede ser de vital importancia de cara a la elaboración de una charla en un auditorio.

Controla tu respiración para hablar en público

Si controlamos nuestra respiración, controlaremos nuestra voz, dominando además nuestros nervios, esos que en algún momento pueden jugarnos una mala pasada y hacer que nos quedemos “en blanco”.

Existen multitud de ejercicios que nos ayudarán a saber cómo respirar para hablar en público, como pueden ser: el control de la inspiración y espiración mientras vamos contando, lo que hace que se ralentice el ritmo respiratorio, además de favorecer la concentración.

Controla tu lenguaje corporal para hablar en público

Una vez hemos dominado este primer paso, nos centraremos en el lenguaje corporal: nuestro cuerpo transmite, y a veces no es necesario ni hablar, para que se produzca esa comunicación, por ello es necesario que controlemos el lenguaje “no verbal”.

Técnicas para hablar en público

La posición ideal frente a un auditorio es de pie, mejor que sentados y con los pies bien afianzados; si vamos a movernos, debemos hacerlo con cuidado y teniendo en cuenta que un exceso de movimiento puede distraer la atención que quien nos está observando.

El contacto visual con quien nos está escuchando también nos ayudará a mantener la comunicación y poder observar si muestran o no interés en el discurso que estamos formulando.

Modular la voz para hablar en público

De vital importancia será nuestra voz. Debe ser clara y expresiva, pero sobre todo debe ser audible. De nada servirán los matices que podamos aportarle, si el público no nos oye.

Una voz bien asentada y colocada, nos llevará a un menor esfuerzo en la garganta y una mayor proyección, de forma que aunque el lugar donde vayamos a hablar sea amplio o carezca de microfonía, nuestra voz pueda oírse en toda la sala.

Si consigues dominar esos tres puntos de partida podrás establecer una buena comunicación con el auditorio.

En nuestros cursos online de oratoria y expresión oral sentamos la base de la comunicación verbal, mediante estas y otras técnicas para hablar en público, para actores y actrices, pero también para toda aquella persona que trabaje cara al público, tenga problemas vocales o carezca de las herramientas necesarias para realizar una charla o exposición delante del público.