En este artículo vamos a desgranar el estilo dramático para que comprendas cómo funciona y porqué tiene tanto éxito, desde sus características hasta los diferentes movimientos que componen el estilo en su totalidad. ¡Toma nota y descubre más sobre este estilo!

Teatro dramático

¿Qué es el estilo dramático?

Por estilo se entiende la manera de escribir o de hablar, no por lo que respecta a las cualidades esenciales del lenguaje, sino en cuanto a lo accidental, variable y característico del modo de formar, combinar y enlazar los giros, las frases y cláusulas o periodos para expresar conceptos.

Características y elementos del estilo dramático

Toda representación descansa sobre ciertas convenciones y sobre una simplificación del objeto representado:

  1. La acción humana jamás se desarrolla en su totalidad en la escena, sino que se escogen ciertos elementos centrales y significativos.
  2. El acto escénico (por ejemplo, comer o morir) reemplaza al acto real, se señala como tal en virtud a una convención.
  3. El lenguaje dramático también se somete al refinamiento de la estilización. Las diferencias de niveles del lenguaje, según los personajes y su clase social, suelen ser atenuados por el “sello” modelante del dramaturgo o dramaturga.
  4. La realidad escénica (decorados, vestuario, utilería…) es una simplificación de la propia realidad, que el director “precisa” mediante el uso de objetos-símbolos que identifican su naturaleza y su lugar.

CAracterísticas del teatro dramático

Dentro del particular uso que cada autor dramático o cada período histórico ha hecho de los materiales que constituyen el texto, se puede hablar de estilo refiriéndose a un autor o un período determinado, no obstante, el propio concepto de estilo en su actual concepción dramatúrgica, viene asociado a la aparición del realismo y el nacimiento del teatro moderno.

Movimientos del estilo dramático

Dos son los grandes movimientos de estilo en los que podemos encuadrar las obras dramáticas, por un lado los movimientos realistas (o veristas) y por otro los considerados movimientos teatralistas (o irrealistas).

Movimientos realistas

Dentro de la primera clasificación estarían situados tres estilos:

  1. Realismo: Nace entre 1830 y 1880 y según Levin se define como “la tendencia del arte por aproximarse a la realidad”, este tipo de teatro dará cuenta objetivamente de la realidad psicológica y social del hombre.
  2. Naturalismo: Acentuación del realismo.
  3. Impresionismo: Donde el autor se concentra más en la vida interior de los personajes que en la realidad externa.

Movimientos teatralistas

Los movimientos teatralistas, o teatralismo, engloban diferentes fórmulas teatrales, de las que caben destacar:

  1. Teatro de la fantasía (o la imaginación): El teatro no debe imitar nada exterior, ni ser la imagen de una cosa , sino ser esa cosa en sí misma.
  2. Simbolismo: Propone la abstracción de los objetos representados. Su origen literario tiene tres precedentes claros: Hegel, Baudelaire y Wagner
  3. Expresionismo: Contra la necesidad de mostrar las realidades psicológicas internas, que propugnaba el realismo.
  4. Teatro épico: Creado por Brecht, los personajes exponen los hechos en lugar de dramatizarlos, permitiendo así lo que se conoce como “distanciamiento”
  5. Surrealismo: Originado en Francia en la década de 1920, se interesará por el estudio de los efectos de los sueños y alucinaciones, así como su interpretación.
  6. Teatro del absurdo: El hombre es una abstracción eterna, incapaz de encontrar algún punto de apoyo en su búsqueda ciega de un sentido, que siempre se le escapa.

Movimientos teatralistas

En Scena Málaga seguimos comprometidos con difundir el teatro en la población malagueña. Esperamos que este artículo te haya servido para conocer con mayor profundidad uno de los estilos con mayor éxito e historia. Si tienes especial interés en conocer otro estilo, ponte en contacto con nosotros y lo publicaremos en nuestro blog.