El teatro más que una forma de arte a la que acudimos como espectadores simplemente, lleva unos años convertido en método de aprendizaje en adultos , jóvenes y niños.

Vamos a acercarnos aquí a la actividad teatral cuando se realiza con niños o niñas. El teatro aporta múltiples beneficios en edades tempranas. Van a ir adquiriendo valores y aptitudes que les serán beneficiosas en la edad adulta, de forma que el hecho de participar en un taller de teatro va a ayudar a crear las bases de su personalidad. Y lo más importante en este aprendizaje es que lo va a ir descubriendo no desde una forma impuesta, sino casi por descubrimiento, siendo el juego el hilo conductor de todas las dinámicas y la forma de llegar a crecer en valores.

Para empezar, el niño y la niña aprenden a empatizar, es decir, a ponerse en lugar del otro. Este elemento, que a veces es complejo incluso para los adultos, va a fomentar el comprender diferentes puntos de vista, va a ayudarles a acercarse a pensamientos a veces alejados de los suyos y a aprender a valorar todas las opiniones, propias y ajenas como igual de válidas. Todo esto se trabaja desde la creación de personajes e improvisaciones, que ponen al pequeño “actor” o “actriz” en la piel de otros personajes, alejados, a veces como decíamos, de su propia realidad.

La creatividad es otro de los valores en alza en un taller de teatro infantil. Damos por hecho que el niño o la niña son creativos en sí mismos, pero a veces necesitan explotar esa “vena creativa”, creando lugares, personajes o situaciones que los hagan ser libres en la búsqueda de su personalidad.

Cualquier niño o niña puede acudir a un taller de teatro, pero dado que fomentan las relaciones sociales es especialmente beneficiosos para los pequeños con cierto grado de timidez, ya que van a ir ganando confianza. Asimismo tiene múltiples beneficios para los niños y niñas con algún tipo de problema en el lenguaje. Dentro de las actividades de los talleres de teatro está el hecho de aprender a hablar en público, de modular nuestra voz, de hacernos oír y esto es muy importante en los pequeños para que crezcan con buena autoestima.

Otra de los valores que se trabajan son la paciencia, el amor, la inteligencia emocional y el crecimiento interior.

En Scena tenemos grupos de teatro a partir de 5 años, donde nuestros alumnos y alumnas ponen en práctica todos estos valores desde un punto de vista lúdico.

Además, si estás interesado en promover la inteligencia emocional de niños y niñas a partir de 4 añitos y de forma divertida, te recomendamos los cómics de la saga “Crecimiento Interior”:

En resumen el teatro es un medio muy eficaz de trabajo para nuestras emociones, nuestra voz y nuestro cuerpo, para potenciar la autoestima y favorecer la toma de decisiones y el trabajo en grupo, para explotar la creatividad y para crear vínculos más allá de la escuela o del trabajo. Y si la actividad teatral la realizamos con niños y niñas más aún.